viernes, 29 de octubre de 2010

LEYENDAS E HISTORIAS ECUATORIANAS

Katherine Tello Rodríguez

A través del tiempo las leyendas se han convertido en algo popular, en la que se  muestra un poco de costumbres y mitos de un pueblo. En su mayoría las leyendas Ecuatorianas tienen su origen desde la llegada de los españoles.
Las leyendas nacen de experiencias y anécdotas que son transmitidas de una persona a otra en la cual va dejando huellas y muchas veces convertida en una historia real o ficticia.
Estas historias o leyendas del Ecuador se han mantenido vivas de generación en generación sobreviviendo al pasar el tiempo. Las leyendas abarcan elementos reales a más de ser místicos y por demás fantásticos.
Las mejores leyendas de la región Costa, Sierra, Oriente y Galápagos escritas o narradas en un breve relato.
COSTA:
“EL DIABLO”

En si el diablo tiene algunos nombres de las cuales se le conoce como tin tin, duende, el malo. Cuenta la leyenda que este ser extraño llamado “tin tin” suele aparecer en lugares apartados, sólidos en horas de la noche.
Este ser enamora a las mujeres o las viola, y en algunos casos las deja embarazada a veces, engendran y dan a luz niños anormales, mitad animales, mitad hombres.
En la península de Santa Elena, una señora de nombre Julia cuenta que vio al diablo, montado en un caballo negro con un sombrero grande y una capa No se le veía bien la cara porque el sombrero se la tapaba. “Un día el diablo casi se lleva a mi primer marido. Estaba yo desgranando maíz y como estaba muy cansada me tumbe en la cama; era el día siete de febrero. De pronto oí a mi marido que me llamaba. Cuando me volví para mirarlo, dos llamas se lo estaban llevando, pero cuando el diablo me vio a mí, desapareció”
Esta es una leyenda muy típica de la Costa de la zona montubia. Donde era la época en que las mujeres no salían a la calle y se comentaban dichas historias en la cual decían que era obra del diablo.
SIERRA:
“LAGUNA DE YAMBO”

Esta leyenda es muy conocida sobre esta laguna, se encuentra ubicado a media hora de Salcedo, en la provincia de Cotopaxi.

La leyenda tiene un misterio y enigma: La Laguna de Yambo, se dice que un tren con decenas de almas en pena sale a la media noche y pita tan fuerte que todos suelen escuchar.
En la época del ferrocarril es donde nace la historia de que la locomotora aparece a la medianoche pitando con insistencia.                                                                                                                                           
Los habitantes cuentan que cierto día los vagones se salieron de los rieles y el tren se volcó.
Dos de los vagones que iban repletos de pasajeros dieron varias vueltas de campana y al final fueron a parar al fondo de la laguna. 

Los cuerpos de las víctimas nunca fueron encontrados, al igual que los restos de los vagones. Desde ese día hasta la actualidad, muchos dicen escuchar el pito del tren y los gritos de las personas desesperadas que piden auxilio para no morir.
ORIENTE:
“EL MISTERIO DE LA BOCANA DEL RIO MISAHUALLI”

En el oriente ecuatoriano en las aguas de la bocana del rio Misahualli en la selva, un hombre blanco que se dedicaba a la explotación del árbol de caucho en la cuenca del rio Aguarico.
Al pasar los meses llego un señor con su hija al mismo lugar donde causo sensación en el corazón del cauchero, se enamoraron y como vivían en plena selva y ante la ausencia de una autoridad que legalizara la relación de la pareja, ésta decidió unir sus cuerpos y sus destinos a la sombra de los frondosos y florecidos árboles de guaba. Pero como el amor no produce para vivir, el cauchero tuvo que viajar una vez más al Aguarico para recoger la balata recolectada por sus trabajadores y llevarla a los mercados de Iquitos. 
La bella chica con el recuerdo de su amado en la hermosa sonrisa de sus labios, recorría la extensa playa solitaria ésta era una costumbre que le había impuesto el amor. Mas el tiempo pasaba inmisericorde y al final de su paso el cauchero jamás volvió. 

Esta bellísima mujer presa de una indescriptible pena, desapareció un día como si se la hubiera tragado la tierra. Sus familiares y amigos la buscaron afanosamente, pero todo fue en vano; las lágrimas y el tiempo, fueron borrando el dolor de su ausencia. 

Al pasar los años, una mañana brumosa y fría, unos indígenas que pescaban por el sector, vieron a una hermosísima mujer parada en la piedra grande de la margen izquierda del río; se acercaron a ella y cuando le preguntaron donde vivía solo señaló el agua, y lanzándose al torrente sin salpicar una gota ni producir una onda en la superficie se sumergió. 

Los ancianos al escuchar lo ocurrido, aseguraron que la dama era el espíritu de aquella mujer que desapareció sin dejar rastros. 

En esa enorme piedra rojiza de estructura volcánica asentada en el recodo del río Misahuallí, se escucha con frecuencia en las mañanas, una dulce voz de mujer que canta a su amor perdido. Algunas veces ella se aparece a los que pescan en el río, pero quien acude al lugar con intención expresa de encontrarse con ella, nunca logran su objetivo.
GALAPAGOS:
“CEMENTERIO DE SAN CRISTOBAL”

Cuenta la historia que hace años un personaje de piel roja y contextura gigantesca y como los habitantes de la isla estaban acostumbrados a la presencia de extranjeros en ese lugar no le dieron importancia.
Este hombre tenía una cabellera larga que le daba por los hombros semidesnudos, una barba larga que le cubría casi todo el pecho, ojos azules y encendidos que daba la impresión de algún extraviado personaje de un reino.
El señor era un gran misterio en esta isla porque prácticamente estaba aislado de las personas y se dedicaba hacer excavaciones para enterrar cosas que nadie supo.
A la final murió este personaje y se dice que en este lugar hay ¡Un tesoro escondido! que este señor había escondido.
Hasta la vez se realizan las excavaciones en este lugar pero no han hallado nada, las personas que conocen esta historia.
                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada